TAWANTINSUYO: La medicina de los incas


Los conocimientos de esta medicina, acumulados a través de más de dos mil años, se han convertido en fuente de sabiduría para la prevención y el tratamiento de enfermedades. La medicina de los incas trascendió a su época y aun ahora es motivo de estudio. Constituye uno de los más extraordinarios legados históricos que los Incas brindaron a la humanidad.

La historia del Perú cuenta que desde tiempos antiguos la cultura incaica practicó una medicina tradicional basada en plantas medicinales y rituales relacionados con la espiritualidad y la energía. Esta medicina natural y tradicional es la puerta de entrada a un universo mágico, compuesto no solamente por un profundo conocimiento de las propiedades curativas de las plantas medicinales, sino también por converger las filosofías de vida y espiritualidad con una concepción sagrada de los elementos que nos brinda la naturaleza.

Dicha práctica era realizada por herbolarios, curanderos o chamanes, conocidos como “Kallawaya”; estos médicos trataban de descubrir las causas de las enfermedades y no solo de aliviar los síntomas; también se preocupaban por analizar los problemas de tipo espiritual, emocional y psíquico que pudieran incidir en los malestares y enfermedades del pueblo inca.
Ellos practicaban la limpieza del espíritu y cuerpo de las personas, con medicina tradicional natural, el uso de hierbas y flores frescas y secas, menjunjes con el sebo de algunos animales como la serpiente, oraciones, música y danzas; estos tratamientos naturales que en primer lugar fueron atribuidos a la brujería, según la religión del viejo mundo: pero, la increíble eficacia de las hierbas de la “medicina Inca” hizo que durante la época del virreinato se iniciara un estudio científico de las plantas medicinales.
En la civilización inca, cabe destacar la actuación de los “cirujanos”, que realizaban asombrosas operaciones, trepanaciones de cráneo o craneotomías, para curar algunas enfermedades del cerebro y del sistema nervioso, extrayendo de su interior tumores que eran la causa de la enfermedad o para reparar heridas sufridas por los guerreros en combates.
Estas perforaciones eran tapadas con láminas de oro, plata o con corteza de calabaza. Estos cirujanos también curaban lesiones o roturas de los huesos, luxaciones. Usaban como anestésicos la coca, bebidas embriagantes o drogas que los adormecían, a fin de que sintieran menos dolores.
También llegaron a santiguar para curar diversas dolencias, así como purgas para la expulsión de parásitos y otras enfermedades.
Se sabe que la medicina de los incas fue más avanzada que la medicina en Europa durante esa época, sin embargo, con el pasar de los años, los nombres coca, ayahuasca, yopo, chacruna, etc., fueron desapareciendo, porque chocaban con los intereses económicos de las grandes empresas farmacéuticas.
Los instrumentos quirúrgicos de los incas fueron bastante sencillos: la Vilcachina se utilizó para realizar extirpaciones y el famoso Tumi, servía para abrir cráneos.
Diversos tumis (SFU Museum of Archaeology and Ethnology)
El mayor logro de la época fue el uso de extractos de plantas, cuyas propiedades narcóticas y estimulantes se fueron descubriendo poco a poco a los largo de los siglos. Las bondades curativas de raíces y hierbas utilizadas en la medicina inca, hizo que se establecieran las primeras escuelas de estudio de las plantas en el viejo continente, como la hoja de coca que fue considerada un componente ritual en esta civilización.
-----------------------------------------------------------------------------------------
La medicina de los incas trascendió a su época y aun ahora es motivo de estudio.
-----------------------------------------------------------------------------------------
¿Qué tratamientos médicos conocían los Incas?
Los incas lograron tratar enfermedades como trastornos respiratorios, enfermedades del sistema inmunológico, gastrointestinales, problemas en los ojos y distintos dolores; con remedios hechos a base de plantas medicinales traídas de todos los extremos del imperio; la privilegiada ubicación y el clima como el de MachuPicchu hizo que se pudiera cultivar plantas medicinales, provenientes de todas partes del Imperio; tabaco silvestre, hojas de Coca (hoja sagrada de los incas) u otras como ayahuasca y chacruna, provenientes de la selva del imperio; las cuales son utilizadas hasta hoy, para entrar en estados alterados de consciencia; pero también usaron hipnosis y anestesia hecha a base de hojas de coca, licores naturales y otras hierbas.

Asombrosamente pudieron llevar a cabo desde transfusiones de sangre y pequeñas amputaciones hasta complicadas cirugías del cerebro. Curaron las heridas utilizando la corteza hervida del árbol de pimienta, colocando emplastos sobre ellas, mientras todavía estaba caliente; para cerrar las heridas abiertas utilizaron las mandíbulas de algunas especies de hormigas (sutura natural de insectos).
La trepanación craneana
Esta complicada operación del cerebro fue llevada a cabo desde el año 1,000 a.C. por la cultura pre-inca, Paracas; se trató de una operación de alto riesgo, que fue perfeccionada por los incas hacia el 1,400, logrando la supervivencia de hasta el 90 % de las personas operadas; hoy en día existen procedimientos similares para aliviar la presión del cerebro. Se tiene registro de personas que fueron operadas más de una vez; se sabe de un individuo que fue operado hasta siete veces. Las personas sometidas a esta operación, eran hombres que sufrieron lesiones en combate o para curar la epilepsia o hasta infecciones crónicas en el cráneo.
El tumi servía para hacer complicadas trepanaciones craneanas.
¿Quiénes ejercían la medicina en el Imperio de los Incas?
Los sacerdotes incas eran también médicos; sanaban con hierbas, minerales e invocaciones de energía; en algunos casos las ceremonias de sanación incluían a muchos miembros de la comunidad cantando y danzando durante horas o hasta días, para lograr sanar a sus enfermos.
Existían varios tipos de médicos:
1- El Watuk: se encargaba de diagnosticar la enfermedad y examinar el estilo de vida del paciente.
2- El Hanpiq: Una especie de Chaman que curaba a los pacientes utilizando hierbas y minerales en ceremonias religiosas y místicas.
3- El Paqo: curaba el alma; los incas creían que el corazón albergaba el alma.
4- El Sankoyoq: Sacerdote cirujano, se ocupaba de extremidades rotas, abscesos y de los dientes.
5- El Hampi Kamayoq: Era el químico del estado inca y el encargado del cuidado de los recursos médicos.
6- El Kallawaya: Suministraba plantas medicinales, amuletos y talismanes.
¿Cómo se ejercía la medicina en la época de los incas? 
Los médicos del imperio inca adquirían sus conocimientos a través de rigurosos adiestramientos por parte de sus padres y abuelos, ya que estos estaban sustentados en el aprendizaje certificado en la sabiduría milenaria, que era un privilegio destinado a las personas que los obtuvieron por herencia.  Pero eso no era todo, los hijos de los médicos aprendían acerca de las propiedades de hierbas y minerales y sobre como reconocer y tratar las enfermedades, en la Escuela de Medicina ubicada en la capital del Imperio, Cusco. Eran necesarios varios años para que un estudiante fuera considerado un médico. Los más hábiles eran enviados con los ejércitos o a las principales ciudades del imperio, como Machu Picchu, para tratar a los nobles.
La medicina de los incas en la actualidad
Desde tiempo atrás hasta la actualidad, los pobladores del territorio peruano han curado sus enfermedades y malestares por medio de esta medicina tradicional. La medicina inca, aunque poco difundida – por obvias razones – aún se practica, y cada vez con más fuerza en lugares como Pisac u Ollantaytambo.
-----------------------------------------------------------------------------------------
En la actualidad, personas de todo el mundo llegan a pueblos como Pisac u Ollantaytambo en el Valle Sagrado de los Incas, para conocer y disfrutar de la medicina de los Incas.
-----------------------------------------------------------------------------------------
Las plantas medicinales de los Incas
La medicina incaica tuvo sus orígenes en las plantas medicinales, con remedios preparados generalmente a base de hierbas con propiedades curativas específicas. Existen innumerables hierbas medicinales en este territorio, en las tres regiones naturales del Perú, con un mayor porcentaje en la selva, seguido de la región sierra y costa.
Una de las plantas medicinales de gran importancia fue la hoja de coca, que al margen de tener propiedades curativas, era usada para los rituales ceremoniales. Asimismo, se clasificó cada planta medicinal de acuerdo a las propiedades curativas que tenían y su preparación para luego ser aplicada.
A continuación, enumeramos algunas de ellas:
Desarrollaron un potente anestésico hecho a base de hojas de coca, plantas somníferas y licores naturales.
- Maca: afrodisiaco, anabólico, revitalizante, reconstituyente, antidepresivo, sedante y reforzador de fertilidad.
- Uña de gato: en la actualidad se emplean las hojas, corteza y raíz como anti cancerígeno, para reducir los efectos de la radioterapia y quimioterapia, contra la artritis, enfermedades venéreas, antiviral, mordedura de serpiente, sarampión, antiinflamatorio y diurético.
- Ortiga: diurético, cauterizante y anti-anémico debido a la presencia de los minerales, estos minerales se concentran en los pelos de la planta, por ello se debe su acción irritante en la piel cuando es aplicada sobre el cuerpo.
- Chanca piedra: para hacer infusiones contra la fiebre, dolencias del hígado y los riñones.
- Sangre de grado: se utilizan la corteza, hojas y látex como desinfectante, cicatrizante para traumatismos, heridas en la piel, hemorragias, ulcera gástricas, etc.
- Hercampuri: se emplea como purgante, antidiabética, diurética y anti-infecciosa; reguladora del metabolismo y para reducir la obesidad.
- Quinua: es un alimento nutritivo, además de una planta medicinal, posee propiedades diuréticas, expectorantes y refrescantes. La semilla de esta hierba con leche aumenta la leche de las paridas.
- Paico: hierba aromática usada como anti diarreico, antiinflamatorio, digestivo, carminativo, etc.
- Achiote: se emplea en casos de inflamación prostática, infecciones urinarias, en distintas afecciones al sistema urogenital y como regulador de la función renal.
Entre otras tantas.
Datos
*Debemos tomar en cuenta que en el Perú existe una flora representada por más de 25,000 variedades de plantas, de las cuales cerca de 1,400 tienen propiedades medicinales, las que han llegado a convertirse en uno de los principales insumos de la industria farmacológica mundial, siendo la base para la elaboración de medicamentos.
*En muchos lugares de nuestra América que fueron parte del llamado Imperio Inca, existe aún la figura del chamán o curandero, que sigue utilizando los tratamientos heredados de la época prehispánica, a base de hierbas y otros productos que constituyen la llamada medicina folclórica o tradicional.
Fuentes: www.boletomachupicchu.com / www.medicamagazine.com
Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :