9 oct. 2010

Un adiós al maestro Gilberto Cueva Fernández, fundador de “Los Errantes de Chuquibamba”

La música andina está de luto. El director y fundador del Trío Los Errantes, Gilberto Cueva Fernández falleció ayer, viernes, a la 4:20 p.m. en el Policlínico Grau; después de haber presentado un cuadro de infarto cerebral hace doce días aproximadamente.
La salud de Gilberto Cueva comenzó a deteriorarse al ser ingresado por emergencia y quedar en estado de coma por algunos días. Luego de surgir una esperanza, al salir de ese cuadro, la recaída fue mortal al presentar un proceso de neumonía que disminuyó sus defensas.
Cueva Fernández, nació en Puno y dedicó 30 años de trabajo a la música andina sureña, trabajando con Leonidas Cervantes Soria y otros guitarristas; logrando plasmar huaynos como "Chuquibambinita", "Ojos culpables" "Pasito de la Laguna" y "Pilar" tema dedicado a su esposa argentina, con la cual tuvo tres hijos.
Antonio Alarcón como primera guitarra, Plinio Mogrovejo y Gilberto Cueva Fernández conformaron inicialmente el trío “los errantes de chuquibamba” que por muchos años han estado en vigencia hasta la muerte de Antonio Alarcón que fue reemplazado por Jaime Silva Velarde cuando cumplían una misión artística en las serranías de la región de Lambayeque.
Junto recorrieron muchos lugares del territorio  peruano habiendo grabado gran número de long play y discos simples, entre huaynos, yaravies, marineras y otros ritmos dedicados a su tierra. En su larga trayectoria llegaron a visitar más de trescientas ciudades y pueblos, iniciándose en el Cusco en el año 1962. Sus canciones comenzaron a hacerse muy populares internacionalmente ya que en Bolivia, Chile, Ecuador el estilo de LOS ERRANTES les es muy familiar.
En sus cuarenta y cinco años de  vida artística, tienen grabada y difundida más de trescientas canciones, siendo este grupo uno de los más positivamente marco huella en el alma nacional. El director del grupo y autor de la letra y música de la mayoría de los temas es don Gilberto Cueva
APODOS DE LOS ERRANTES
Antonio Alarcón.- Siempre se lo ha conocido como "Corvillo"; por su nariz un tanto arqueada, y también le decían loro. Un apodo internacional porque en la Paz Bolivia donde estudió se le conocía con este apodo.

 Plinio Mogrovejo Luque.- Su apodo era "Plubio", porque en una de sus tantas reuniones estuvo presente un señor de aspecto extranjero que no podía pronunciar claramente el nombre de Plinio y le decía Plubio y así poco a poco sus amigos, esporádicamente, lo llamaba: "Plubio".

 Gilberto Cueva Fernández.- Le decían "Papita Morada" porque siempre cantaba un huayno que comenzaba justamente con esta frase "Papita Morada", igual pasó con su otro apodo "Tantar", un apodo heredado de su padre a quien conocían así.

Juntos conformaron el histórico trío “los errantes de chuquibamba”
Llanto por llanto


1 comentario :

Anónimo dijo...

disculpe y que fue de plinio mogrovejo luque... podrian poner algo de su biografia.