OPINIÓN: la idolatría, la política y "El Señor de los Milagros"


Este es un interesante artículo del historiador Gregorio Martínez que nos hace ver el trasfondo político, religioso y mercantilista que hay detrás de esta tradición.

Por Gregorio Martínez
En 1923, cuando aún no existían ni el Apra ni el Partido Comunista Peruano, una aguerrida movilización democrática y popular derramó sangre e hizo retroceder al presidente Augusto B. Leguía, quien pretendía consagrar el Perú al Corazón de Jesús, maniobra política y religiosa para eternizarse en el poder. Ahí cayeron abaleados por los gendarmes del gobierno el tranviario Salomón Ponce y el estudiante sanmarquino Manuel Alarcón Vidalón. Así se selló la alianza obrero estudiantil. Víctor Raúl Haya de la Torre era presidente de la federación de estudiantes.

Ahora, en el mes de la procesión del “Cristo de Pachacamilla”, es bueno recordar el verdadero origen de esta costumbre idolatra.
Desde un principio, todavía en los tiempos coloniales de 1651, la Iglesia Católica sabía, con plena fundamentación canónica, que la adoración subterránea que los negros de Lima le ofrendaban a la cruda imagen de Cristo crucificado pintado en una pared constituía un acto de idolatría. Claro que para los negros se trataba más bien del milagroso hijo de Obatala (Virgen de las Mercedes). Sin embargo, por alguna conveniencia, la Iglesia católica prefirió mantener el asunto en remojo.
Fue el terremoto que arrasó Lima en 1655 lo que catapultó la fama del Cristo de Pachacamilla, imagen que el esclavo Pedro Dalcón (de Alcón o más bien Halcón/Falcón) había pintado cuatro años antes, en 1651. Después del remezón telúrico, nada quedó en pie, excepto la pared de adobe con la figura cruda de Cristo. De inmediato las autoridades coloniales y la Iglesia Católica decidieron borrarla por temor al poder de convocatoria que poseía dicha pintura, ya no solo entre los negros sino en toda la población de Lima.
Al fin, el propio virrey mandó a su guardia principal, Juan de Uría, para que derrumbara la pared. Todos los intentos fracasaron. Entonces corrió la voz del milagro y el virrey en persona, con el aval del arzobispo de Lima, llegó al lugar, se postró ante el hijo de Obatala, y ordenó que se erigiera una ermita en torno a la pared. Así empezó la oficialización del Señor de los Milagros.
Actualmente, cuatro siglos más tarde, la procesión del Señor de los Milagros resulta la más grande y multitudinaria manifestación religiosa e idólatra que ocurre en las calles de una metrópoli. Cuando un extranjero contempla por televisión la marcha cadenciosa del Señor de los Milagros por el centro de Lima, queda anonadado. Más por los encuentros y saludos entre el Señor de los Milagros y su madre, la Virgen María, investida ya de Nuestra Señora de las Mercedes, o sea Obatala, hecho que de inmediato lo percibe un dominicano, un cubano, un boricua, un brasileño, incluso un uruguayo candomblero, un antropólogo de Oxford, Harvard o La Sorbona, pues la SANTERÍA es una religión plena y vigente.
Pero la legítima Obatala yace oculta en el reverso del propio lienzo del Señor de los Milagros. Por supuesto, lo visible es una misteriosa Virgen de las Nieves que no se explica por qué ha sido colocada en el reverso. Solo que cuando tuvieron que restaurarla, el especialista descubrió que estaba pintada sobre un óleo de la Virgen de las Mercedes. Obatala oculta del ojo público, la Mamacha Meche. La misma Virgen de las Mercedes a la cual las Fuerzas Armadas le dieron el grado de Gran Mariscala del Perú, ratificado por el Congreso el 24 de setiembre de 1921. Luego, el 8 de diciembre de 1954, en ceremonia pública realizada en Campo de Marte, con la presencia del dictador Manuel A. Odría, la Virgen de las Mercedes fue condecorada con la Orden Militar de Ayacucho. Entonces, el nuncio apostólico, cardenal Federico Tedeschini, embajador del Vaticano, se retiró de la ceremonia, pese al embarazo de Odría, porque la consideró un acto de idolatría.
Todavía no lo han hecho mariscal del Perú al Señor de los Milagros, pero ya le colgaron todas las condecoraciones habidas y por haber. Anita Fernandini de Naranjo, alcaldesa de Lima, le dio las Llaves de la Ciudad. Velasco le puso una condecoración y Tantaleán Vanini, para no quedarse atrás, le colgó la Cruz del Mérito Naval. Posiblemente la santería no permite que el hijo reciba más homenajes que la madre. Porque siempre habrá una gran distancia entre una medallita y el bastón de mariscal.
Sea como fuere, no existe en el mundo nada comparable a la procesión del Señor de los Milagros. Las procesiones en España o en México pueden ser más patéticas y sangrientas, con verduguillos y pencas de nopal lacerando la carne; sin embargo, no se comparan con la grandiosidad del infierno de cultura chicha que en el mes de octubre trastorna Lima. Aunque, eso sí, falta meterle más bandas en contrapunteo, fiesta y creatividad popular.
Fuente: peru21.pe
Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios :

Anónimo dijo...

FELICITACIONES POR REFRESCARNOS ESTA PARTE DE LA HISTORIA RELIGIOSA EN EL PERU.
ES REAL E INCREIBLE ESTAS TRADICIONES QUE PASAN DE GENERACION EN GENERACION Y MUCHOS SIN CONOCERLA Y SEGUIR COMO CORDERITOS AL MATADERO.

FELIX RODRI dijo...

Al llegar los españoles, vinieron con ellos representantes de la iglesia católica, dizque a 'cristianizar', y para tal fin no se les ocurrió mejor idea que crear imágenes para usar como muestra y personificación de cristo. Pero nuestros abuelos entendieron mal el mensaje y así de simple creyeron que esas imágenes y estatuas eran verdaderamente Dios, y no tardaron en hacerle grandes fiestas en su honor. Esa es la razón por que en la América latina de hoy se siguen practicando estas costumbres año tras año, desconociendo el verdadero trasfondo político y sociocultura que encierran estas costumbres.